Más de un millón de euros de deuda en la Seguridad Social vía ejecutiva

Logrosán no destaca por expedientes abiertos

Jesús Ortiz es el responsable de la Undad de Recaudación de la Tesorería General de la Seguridad Social en la zona. JSP
UNIDAD DE RECAUDACIÓN DE LA SEGURIDAD SOCIAL DE LA ZONA

La crisis no perdona. Una de las entidades que ha incrementado su trabajo en los últimos años es la Unidad de Recaudación Ejecutiva de la Tesorería General de la Seguridad Social de Trujillo. Su responsable es Jesús Ortiz. Natural de la provincia de Segovia, lleva en este destino desde septiembre de 1993, justo cuando que se puso en marcha en la ciudad trujillana esta unidad. Antes, estuvo en Badajoz. Recuerda que su función principal es recaudar las deudas de la Seguridad Social cuando ya han pasado de vía voluntaria a vía ejecutiva. La forma de recaudar esas cuotas se hace, sobre todo, por mediación de embargos de bienes de los deudores. Su área de trabajo es muy amplia. No solo desarrolla esta función en la comarca de Trujillo. También abarca las comarcas de La Vera, Navalmoral de la Mata, Villuercas, Ibores y Jara, así como la zona de Miajadas. Ortiz considera que es una de unidades de recaudación más grandes de España en cuanto a extensión.

Este recaudador avanza que esa gran zona de influencia debe más de un millón de euros en vía ejecutiva, que es cuando ya se han pasado todos los plazos del pago voluntario. Esta deuda ha aumentado en la provincia un 20 por ciento en los últimos años. Ortiz sostiene que la ciudad trujillana no destaca por sus números de expedientes abiertos. De hecho, tiene pocos en relación a otras localidades como la población morala, que tiene más habitantes y más actividad económica.

Destaca el caso de Talayela, que es la población con más número de expedientes abiertos de la zonas dependientes de Trujillo. No se trata de grandes empresas sino de trabajadores agrarios por cuenta ajena. También resalta el ámbito de influencia de Miajadas y la comarca de La Vera. Jesús Ortiz no duda de que la actividad económica influye en cuanto al trabajo de la Unidad de Recaudación. Trujillo, por ejemplo, al no tener demasiada actividad económica, no puede haber muchos expedientes por vía ejecutiva.

Para el recaudador trujillano, existe un listado de los principales responsables de esas cargas con la Seguridad Social. Está encabezado por las empresas y sociedades, sobre todo, por el montante económico que deben. En este caso, suelen ser empresas pequeñas, que han generado una deuda importante, aunque no hay demasiados expedientes abiertos. En este escalafón, le siguen los autónomos. Además, Ortiz destaca que, en su ámbito de actuación, predominan los agrarios por cuenta ajena. Así mismo, existen agrarios por cuenta propia y empleadas del hogar, pero no son habituales. Detalla que uno de los problemas es que falta liquidez en el sistema económico.

Explica que, en muchas ocasiones, hay empresarios que nunca se creían que se podían ver con una deuda de la Seguridad Social. Al no haber esa liquidez, prefieren no abonar esas cuotas que no pagar a los proveedores. «Hacienda da más miedo todavía que nosotros, aunque somos igual de eficaces», manifiesta.

Embargo

Cuando la deuda de la Seguridad Social está´en vía ejecutiva, Jesús Ortiz intenta convencer para que se pague, de una forma o de otra y siempre de acuerdo con la ley. En un primer momento, se envía al deudor un requerimiento previo. Si se cumplen todos los plazos marcados por la normativa, se embargan los bienes. El 70 por ciento de esos embargos está relacionado con las cuentas corrientes, seguido de las nóminas o salarios. También destaca, en menor medida por el número de embargos, los vehículos y las bienes inmuebles, como viviendas, aunque no los únicos.

Según la normativa vigente, en primer lugar se embargan los bienes muebles y luego los inmuebles. Para convertirlo en dinero líquido, se llevan a cabo subastas, que se realizan en Cáceres. El recaudador trujillano apunta que hace entre 30 o 40 subastas al semestre. A pesar de ello, intenta que los contribuyentes no lleguen a ese punto sin retorno. Para ello, se proponen aplazamientos. Señala que se encuentran con situaciones desagradables en familias. No duda de que, en ocasiones, es complicado. A pesar de ello, se rige por el principio de legalidad y, si puede, se apoya en el principio de oportunidad para aplicar posibles aplazamientos. Lo importante es liquidar la deuda para evitar problemas.

Jesús Ortiz defiende la importancia que tiene lo público, ya que «de lo público se obtienen muchos beneficios. Para tener buenos servicios, hay que contribuir y eso cuesta entenderlo». Aboga por inculcar en los colegios y en la educación la contribución a las cargas públicas, ya que de ahí se sacan otros servicios.