El Gobierno de Extremadura promocionará turísticamanete la mina Costanaza

Visita del consejero de Turismo Victor del Moral a las instalaciones.

Los responsables políticos en la mina. CEDIDA
ANUNCIO

La Mina Costanza tuvo ayer unos invitados especiales. Se tratataron del consejero de Fomento, Vivienda, Ordenación del Territorio y Turismo, Víctor Del Moral y de la directora general de Turismo, Elisa Cruz, que estuvieron acompañado por la alcaldesa, Isabel Villa. El motivo de esta visita fue evaluar las pobilidades del impulso turístico de estas instalaciones, según fuentes de la Junta.

Estas mismas fuentes señalan que este este antiguo yacimiento de fosfatos lleva un año abierto al turista y ha registrado más de 6.000 visitantes. Ahroa, El Ayuntamiento pretende ahora ampliar y mejorar el recorrido turístico por la mina y complementarlo con un nuevo Museo Geológico y Minero. Para ello, la Consejería de Fomento está evaluando las posibilidades de financiación de estas actuaciones. «Esta mina es un importantísimo recurso en el centro del Geoparque Villuercas Ibores Jara, en el que el Gobierno de Extremadura está estudiando invertir tanto en su promoción como en su consolidación como infraestructura turística», ha confirmado Del Moral.

Tras esta visita, el titular regional de Turismo ha manifestado en su cuenta twitter: «El Gobierno de Extremadura promocionará turísticamanete la mina». La considera como un «perfecto ejemplo de arqutectura industrial que hay que poner en valor»

La Mina Costanaza, abandonada desde 1946, forma parte del proyecto Minas de Logrosán, a través del cual el ayuntamiento ha comenzado la recuperación y puesta en valor de un rico patrimonio minero de estaño y fosfato, explotado en esta población desde tiempos prehistóricos, añade la nota de prensa de la Junta.

El primer paso fue la creación en 2009 del Museo de Logrosán y la rehabilitación de esta antigua mina de fosfatos, el Pozo María y sus galerías, que fue la más importante fuente de materia prima para la fabricación de abonos de fosfato en Europa en el siglo pasado. Es una mina de interior cuya explotación llega hasta los 210 metros de profundidad; de ella se pueden visitar en la actualidad los dos primeros niveles de galerías.

Los filones de fosforita de Logrosán son yacimientos peribatolíticos. La población se encuentra a los pies de un plutón granítico aflorado denominado Sierra de San Cristóbal cuya formación hace unos 350 millones de años generó unos fluidos de contacto que rellenaron las fallas tectónicas existentes en el macizo de pizarras proterozoicas que conforma el actualmente arrasado anticlinal de Logrosán, formando al cristalizar cinco filones de fosforita en las inmediaciones del stock granítico. De ellos, el filón Costanaza fue explotado económicamente desde el siglo XIX y hasta mediados del XX como mina de fosfato para la fabricación de abono.