40 agentes de la Guardia Civil velarán por la seguridad de la Marcha Ecuestre

cerca de 800 jinetes acudan a caballo en peregrinación a Guadalupe

Responsables de las distintas administraciones tras la reunión de la junta de seguridad. CEDIDA
12 DE OCTUBRE DÍA DE LA HISPANIDAD

Cerca de 40 agentes de la Guardia Civil velarán por la seguridad de la Marcha Ecuestre a Guadalupe, que cada año se celebra coincidiendo con el Día de la Hispanidad.

Así se ha acordado en la Junta Local de Seguridad que se ha celebrado hoy en la Villa de Guadalupe, y que ha sido presidida por la subdelegada del Gobierno en Cáceres, Jerónima Sayagués, y el alcalde de la localidad, Francisco Rodríguez, con la presencia también del teniente coronel de la Guardia Civil de la Comandancia de Cáceres, Gabriel Domínguez

En la reunión también han estado presentes el presidente y secretario de la asociación Honrado Concejo, Manuel Durán y Vicente Padilla, respectivamente, asociación que aglutina a casi el 70 por ciento de los jinetes que acudirán el 12 de octubre.

Al igual que ya se hiciera, por primera vez, el año pasado, en esta ocasión también se arbitrará una ruta única de entrada y salida de los peregrinos que lleguen a caballo a la localidad, para evitar que se produzcan taponamientos y colapsos dentro del núcleo urbano. Para facilitar la fluidez en el paso de los jinetes, sólo se permitirá una vuelta a la plaza y estará prohibida la realización de exhibiciones ecuestres, al objeto de poder garantizar la seguridad de las personas que estén en la vía pública.

Tanto la subdelegada como el alcalde han destacado el buen desarrollo de la marcha ecuestre del año pasado, gracias a la colaboración que prestó el "Honrado Concejo" en su organización. De hecho, el alcalde señaló que la marcha ecuestre "ya nos estaba desbordando por el número de caballos y jinetes que se concentraban en Guadalupe, de no ser por la intervención del Honrado Concejo la situación sería caótica".

Otro de los puntos del orden del día abordados ha sido el análisis de la delincuencia en la localidad, punto en el que se ha destacado que se mantiene en unos niveles mínimos, prácticamente inapreciables, siendo uno de los más bajos de la provincia de Cáceres.