Cañamero rompe con una empresa de Logrosán por la oficina del Sexpe

La entidad es Villuerclaje, que hacía la recogida selectiva de residuosde envases ligeros, cartón y papel

Imagen de las instalaciones de Villuerclaje. Bonifacio Cano
POLÉMICA

Con el anuncio del traslado de las oficinas del Sexpe de Cañamero a Logrosan, se ha generado una polémica que no solo no para, sino que aumenta. Hasta ahora, ha habido cruce de declaraciones de políticos y vecinos, además de una manifestación en Cañamero. Con el paso de los días, parece que estas dos localidades están más distantes de lo que dice su situación geográfica. Les separa 12 kilómetros por la carretera Ex-208 (Trujilo-Guadalupe).

El último capítulo de esta polémica se conoció ayer. El Ayuntamiento de Cañamero ha decidido rescindir el contrato que mantenía con la Sociedad Cooperativa Villuerclaje de Logrosán, para la recogida selectiva de residuos de envases ligeros, así como cartón y papel. En un comunicado firmado por esta cooperativa y enviado a través de la alcaldesa logrosana, se detalla que el primer edil «ha tomado represalias» con esta entidad por estar relacionada con Isabel Villa.

Esta rescisión se realiza con la denuncia, mediante un escrito, del convenio firmado entre Cañamero y la sociedad cooperativa. Su alcalde, Carlos Bravo, sostiene que se ha generado, «un clima de rechazo y animadversión», ante los últimos acontecimientos, por las «maniobras» del equipo de gobierno de la población vecina. Por ello, se decide denunciar ese acuerdo y pide que se retiren los contenedores en la mayor brevedad posible, ya que no puede garantizar su seguridad. Bravo reconoce que la entidad no tiene nada que ver con esta polémica. Sin embargo, dice que el acuerdo se hizo por mediación de la primera edil y «nosotros no podemos seguir avalando un acuerdo firmado a través de una persona con esos comportamientos». Critica su «avaricia»

En declaraciones a este diario, Bravo destaca que en la manifestación de hace unos día había tal enfado que tuvo que parar a algunas personas porque querían quemar contenedores de Villuerclaje. Este ha sido uno de los motivos de rescindir el contrato. Reconoce que la decisión también viene avalada por la petición realizada por muchos vecinos de tomar esta medida y por el «poco respeto» que ha mostrado Isabel Villa hacía su población. Niega que se hayan tomado represalias con ninguna entidad.

La Cooperativa Villuerclaje, a través del comunicado, recuerda que tiene contratada a una vecina de Cañamero y ha firmado el contrato de compra con un taller de esa misma localidad para una furgoneta. Ante la decisión tomada por el Ayuntamiento de ese municipio, recuerda que «los vecinos de Cañamero no podrán reciclar y nuestra empresa verá mermados sus ingresos, por lo que no podemos asegurar la continuidad del contrato» de la trabajadora de Cañamero.

La primera edil, Isabel Villa, se ha mostrado en contra de la decisión de su homólogo y compañero en la Diputación de Provincial de Cáceres. Apunta que los vecinos y empresas no se deberían ver afectados por las disputas políticas de dos Administraciones locales. Por ello, asegura que el Ayuntamiento de Logrosán seguirá manteniendo las relaciones comerciales con distintas empresas ubicadas en la población vecina, a pesar de las decisiones que pueda tomar su alcalde.