Las jornadas de educación víal terminan hoy en el Colegio Nuestra Señora del Consuelo

Ha habido horas teóricas y horas de práctica

COMENZARON EL 4 DE NOVIEMBRE

La Policía Local de Logrosán finaliza hoy las III Jornadas de Educación y Seguridad Víal en la Escuela, que comenzaron el pasado 4 de noviembre. Han estado dirigidas a los alumnos de Educación Infantil y Primaria del Colegio Público Virgen del Consuelo. Para ellos se han realizado diversos grupos, según los ciclos.

Uno de los responsables, el agente José Carlos García, señala que la intención ha sido que los más pequeños tengan unos conocimientos básicos de la normativa de circulación para que la pueda aplicar como peatón, como viajero y como conductores de bicicletas. García se muestra satisfecho de los resultados obtenidos durante estos días.

Las sesiones han contado con unas horas de teoría para explicar los distintos conceptos. Después, estos participantes lo han tenido que poner en práctica en un parque infantil de seguridad vial situado en el patio. Para ello, el Ayuntamiento lo ha tenido que solicitar a la Academia de Seguridad Pública de Extremadura. García detalla que algunos de los alumnos han hecho de peatón y otros han estado montados en bicicleta. Han tenido que intentar respetar diversas señales de circulación, como semáforos, los pasos de peatones y los stop, entre otros. Los más pequeños se han quedado en las aulas y han practicado lo aprendido de una forma más sencilla.

Este agente sostiene que estos estudiantes son "auténticas esponjas", por la facilidad que han tenido de aprender los conocimientos. Reconoce que, de un año para otro, recuerdan muchas cosas.

Estas sesiones finalizan con la entrega a cada uno de los estudiantes de un decálogo, con la intención de que lo puedan leer con sus padres. José Carlos García apunta que es fundamental el papel de los padres para fomentar esos buenos hábitos en la circulación.

En este decálogo, entre otros puntos, se destaca que se debe llevar puesto siempre el cinturón de seguridad, dentro y fuera de Logrosán. "Cuando me ayudes a salir o entrar del automóvil, hazlo siempre por el lado de la acera", indica ese decálogo en relación a los hijos. También señala que no se debe cruzar la calle sin mirar y "enséñame a cruzar en verde o por los pasos de peatones y no lo hagas nunca entre automóviles". El último punto destaca que todo lo que está haciendo el adulto por la seguridad del menor, "cuando sea mayor se transformará en autoprotección y buenos modales".