La Guardia Civil desarticula una banda que cometió robos en Logrosán, entre otros sitios

Hay cuatro detenidos por ser supuestamente los autores de 35 delitos

OPERACIÓN

La Guardia Civil ha llevado a cabo la operación 'Volvocas', que ha servido para desarticular una importante banda criminal que operaba en toda Extremadura, informa el cuerpo en nota de prensa. Entre otros lugares, atentó en Logrosán.

En la operación han sido detenidas cuatro personas, residentes en el término municipal de Miajadas, supuestamente autores de 35 delitos de por delitos de robo con fuerza en las cosas, robo de uso de vehículos y sustracción de placas de matrícula.

La operación 'Volvocas' se inició en el pasado mes de septiembre cuando la Guardia Civil detectó un aumento de los delitos contra el patrimonio concentrados en ciertas zonas de la geografía extremeña. Los robos con fuerza afectaban principalmente a establecimientos comerciales tipo estancos, ferreterías, gasolineras y locales especializados en la venta de productos perecederos como jamones, quesos o embutidos.

Los agentes comprobaron que los integrantes de la banda planificaban "minuciosamente el objetivo designado, analizando las medidas de seguridad que disponía, así como la accesibilidad y vías de escape para eludir la actuación de las Fuerzas de Seguridad", según la Guardia Civil.

La ahora detenidos seguían siempre el mismo patrón de actuación: de forma coordinada y rápida, actuando durante la noche y siempre con los rostros tapados para evitar ser identificados por alguna cámara de seguridad y sobre todo, de "forma muy violenta". La banda producía cuantiosos daños en las entradas y accesos a los establecimientos, evidenciándose el menosprecio a la propiedad ajena, utilizando mazas y cizallas, inutilizando igualmente los sistemas de alarma y centros de grabación.

Los vehículos que utilizaban tenían matrículas dobladas que previamente habían robado, superponiéndolas en el vehículo lanzadera y en el usado para la carga, previamente sustraído en la misma localidad donde era el robo o en algún municipio cercano.

La banda criminal actuó en localidades como Miajadas, Trujillo, Torrecillas de la Tiesa, Aldeacentenera, Logrosán y Valencia de Alcántara en la provincia de Cáceres, y Orellana, Castuera, Talarrubias y Cabeza del Buey en la provincia de Badajoz.

La Guardia Civil ha destacado los robos perpetrados en un estanco de Miajadas, donde se apoderaron de cajetillas de tabaco con un valor cercano a los 22.000 euros y los cometidos una misma noche en la localidad de Orellana, donde sustrajeron de un estanco cajetillas de tabaco valoradas en 18.000 euros, así como numerosos jamones ibéricos de un almacén de la misma localidad.

Organizados y jerarquizados, cada uno de los integrantes de este grupo criminal realizaba una función concreta, como vigilancia, recopilación de datos y horarios del establecimiento elegido para efectuar el robo y comercialización ilegal de los objetos sustraídos.

Los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Trujillo, que ha decretado el ingreso en prisión para todos ellos.