Dos vecinas hacen adornos de material reciclado para decorar diversas vías de la población

La idea surgió el año pasado de Encarnación, cuando decoró su barriada, junto con sus vecinas

Encarnación y Maria Luisa, en la barriada y con los adornos en sus manos. JSP
ENCARNACIÓN RONCERO Y MARIA LUISA PIZARRO

Es una gran aficionada a los trabajos manuales y no se le da nada mal. Es una virtud que heredó de su padre. Se trata de Encarnación Roncero, quien fuera presidenta durante cinco años de la cooperativa Villuerclaje. El año pasado, junto a unas vecinas, adornó con material reciclado su barriada para las fiestas patronales. Buscó alguna idea en Internet y la adaptó a sus necesidades. Su intención era ser original y alejarse de los tradicionales adornos. Ese fin lo consiguió. Se realizaron flores de diferentes tamaños con botellas de plástico y cartones de leche, entre otros elementos. Con paciencia, se fueron pintando. Este trabajo no paso desapercibido. Al verlo la alcaldesa, Isabel Villa, le propuso que esos originales adornos no solo se pusieran junto a su barriada, en la zona alta de la población, sino que los hiciera para otras calles del municipio o, al menos, para las vías principales. Esa idea se ha hecho realidad.

Encarnación, junto con su vecina Maria Luisa Pizarro, en su tiempo libre, se han dedicado a realizar esta tarea. Recuerda que, en un principio, se comenzó a elaborar estas flores decorativas con latas de refresco. Sin embargo, no se consiguió el resultado querido y se tiraron. El encargo de la primera edil se comenzó realizar en enero y ha durado hasta julio. Han utilizado botellas de distinto tipo cedidas por vecinas de la población o cogidas en contenedores de reciclaje. Han escogido, sobre todo, botellas de dos litros de refresco y garrafas de agua. También han utilizado las flores del año pasado e, incluso, han mejorado la técnica.

El lugar de almacenaje ha sido el patio del hogar de Encarnación. Cuando se tenía hecha un número considerable, el Ayuntamiento las recogía. Esta vecina sostiene que se siente satisfecha del trabajo realizado y de que se aprecie esa labor. Aunque el Ayuntamiento ha prometido que les dará una gratificación, «lo hemos hecho sin ningún tipo de interés», apunta Encarnación.

Ahora, esos adornos lucen por distintos lugares de la población, sobre todo, por las calles principales. Una vez que pasen las fiestas patronales, tienen la intención de continuar con esta labor con el objetivo de intentar adornar el pueblo con sus obras de arte con material reciclado.